Cardiovascular

Bristol-Myers Squibb, compañía líder e innovadora en la lucha contra las enfermedades cardiovasculares durante décadas, sigue comprometida en el descubrimiento y el desarrollo de nuevos medicamentos en este area terapéutica crítica.

Cardiovascular 

Las enfermedades cardiovasculares representan la causa principal de muerte en el mundo desarrollado. Se han hecho muchos avances importantes en el tratamiento de las enfermedades cardiovasculares y ese progreso debe continuar. Por ello, centramos nuestra investigación en enfermedades con necesidades médicas importantes y por cubrir. Entre ellas están las arritmias, la fibrilación auricular, la aterosclerosis, la insuficiencia cardíaca y la trombosis.

Nuestros investigadores están trabajando en diversos programas innovadores en estas áreas terapéuticas, con el objetivo de identificar tratamientos más seguros, más dirigidos y más eficaces. Por ejemplo, se están estudiando varios compuestos en desarrollo clínico para tratar la fibrilación auricular, el tipo más frecuente de ritmo cardíaco anormal a nivel celular, regulando canales iónicos específicos que desempeñan un papel fundamental en el mantenimiento del ritmo cardíaco normal. Un programa de aterosclerosis está explorando un nuevo planteamiento de biología vascular que busca abordar la enfermedad en la pared vascular para estabilizar y reducir potencialmente la placa que puede acumularse y hacerse peligrosa con el tiempo.

La relación entre la enfermedad cardíaca y la diabetes es otra área importante de nuestras investigaciones. Como la diabetes aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca e ictus, buscamos desarrollar fármacos para la diabetes que sean seguros en términos de riesgo cardiovascular e incluso potencialmente capaces de mostrar un beneficio cardiovascular.

Además de los programas para compuestos en investigación, los medicamentos aprobados también experimentan habitualmente un desarrollo clínico continuado a medida que los investigadores buscan posibles nuevas indicaciones y formulaciones que podrían beneficiar a los pacientes.

Bristol-Myers Squibb tiene una larga historia de liderazgo en el tratamiento de las enfermedades cardiovasculares. El primer inhibidor de la ECA, un descubrimiento importante en el tratamiento de la hipertensión y la insuficiencia cardíaca, fue desarrollado por nosotros hace casi cuatro décadas y sigue recetándose hoy en día. Ese compromiso continúa con el descubrimiento y el desarrollo de nuevos medicamentos y terapias que algún día podrían dar esperanza a los pacientes cardiovasculares en todo el mundo.